Restablezca las expectativas para los estudiantes:

Deberá reconsiderar algunas de sus expectativas para los estudiantes, incluida la participación, la comunicación y los plazos. Al pensar en esos cambios, tenga en cuenta el impacto que esta situación puede tener en la capacidad de los estudiantes para cumplir con esas expectativas, incluida la enfermedad, la falta de energía o conexiones a Internet, o la necesidad de cuidar a los miembros de la familia. Esté preparado para manejar las solicitudes de extensiones o adaptaciones de manera equitativa.